Ultimas Noticias
recent

José Luis Zambrano: 2017 es una hoja blanca de fe

José Luis Zambrano: 2017 es una hoja blanca de fe

Inaugurar un año no es como estrenar una vestimenta o un noviazgo furtivo. Tal vez se parezca más a cuando estrenamos palabras complicadas en nuestro vocabulario o disfrutamos de una película novedosa de ciencia ficción en una sala saturada de espectadores eventuales, encontrándonos más confundidos por lo imprevisto y lo complicado del dominio emocional.
Sacarle punta a este 2017 para escribir con trazo firme la historia de los doce meses por venir, resulta una tarea tan imprevista como determinar si caerá un meteorito en estas fachas terrenales o negar que el año pasado fue un tobogán estrepitoso de descalabros emotivos.
En el año 2016 la lluvia de desagravios entró a torrentes desde el mismo instante en que le abrimos la puerta a enero, ingresando insensible, con sus alforjas vacías de buenas noticias y con una enorme caja registradora para dilapidar nuestros escasos ingresos.

Me he topado con varios visionarios de lo económico por las redes sociales. Algunos emiten palabras sin fundamentos, otros exteriorizan un puñado de augurios perfectos para inspirar a un Alfred Hitchcock y edificar nuestro particular guión de Psicosis.

Tal vez mi análisis sea más rudimentario. No cuento con maquinillas saca cuentas, azarosos libros de filosofía social, teoremas compuestos de resultados instantáneos o mazos de cartas visionarias que destripan el futuro en pocos segundos.

Existe un termómetro situacional que ha sobrepasado la calentura de la expectativa en el país. A diferencia del deshumanizado e impasible 2016, este nuevo año será batallado con la temeridad de un pueblo cansado de discursos dispersos y engaños repetitivos.
Blandir cifras y proyecciones sería impertinente, cuando sabemos en exceso que no serán meses rozagantes y sin una pizca de pronósticos alentadores para una economía más saludable. Quizá estamos vulnerables a más trastadas y al irredimible deseo de este gobierno de afianzar un socialismo con espuelas sanguinarias; pero no por mucho tiempo. No somos la alfombra perfecta de ese irritable plan de convertirnos en el peor país para vivir del planeta.
Nos encontramos en una sociedad indescifrable, cansada de rendirle tributo a quienes mandan e inquietante por un cambio certero y real de un estilo de vida insostenible.

Temo que pecaré de optimismo. Posiblemente esconderé esta inoportuna cuartilla en el baúl polvoriento del tiempo, para no desprestigiar lo poco que me queda de reflexiva, al ver en este momento como llueven peñascos y nos protegemos con diminutos paraguas.
Convencido estoy que se revertirán los disgustos por esperanzas férreas. Los sacrificios serán duros, convulsos y difíciles al combatir para lograr la justicia. Posiblemente nos manchemos las manos de esfuerzos y renuncias, para rendirle tributo a la paz nacional y sacar a los malhechores de sus trincheras de privilegios.
Nuestro principal líder será la valentía renacida de la indignación. Ya no queda tiempo para más abusos y risotadas burlescas de los opresores.
Este año 2017 será determinante. Cuando el túnel parece más oscuro y sombrío, Dios enciende una minúscula luz para guiarnos el camino e insuflarnos de fe, pues más temprano que tarde, retornarán las buenas estaciones para Venezuela. 
José Luis Zambrano Padauy
Twitter: @Joseluis5571
jperezsaez@gmail.com. Con tecnología de Blogger.